Traductor

lunes, 13 de noviembre de 2017

Somos distintos II

Fuente imagen: https://excelyvba.com
Si el episodio Sendic ocupó la atención durante más de un año (y aún hoy continúa), tengan la certeza que los casos similares al suyo no ocuparán el mismo espacio ni concitarán la atención de los medios de prensa. Esa, en sí misma, marca una diferencia que no es atribuíble (¿o sí?) a la idiosincracia de una fuerza política sino que es propia de quienes arman la agenda noticiosa de cada día. Por que parece ser que esa agenda persigue y protege los mismos intereses que la oposición al punto que se han erigido en la verdadera (y hasta la única) oposición al gobierno por estos tiempos. Desde ya me atrevo a advertirles que no esperen mayor cobertura de los casos extra-frentistas, porque esperarán en vano, acaso algún colgado y mínimo titular que pronto pasará al olvido. Sin embargo, y a pesar de esa movida mediática, la comparación surge sola y deja claramente establecido que los frenteamplistas seguimos siendo diferentes a los partidos tradicionales. No ya por las decisiones inherentes a los compañeros que han enfrentado situaciones cuestionables desde el punto de vista ético, sino también por los órganos partidarios encargados de juzgar esas conductas que marcan criterios diametralmente diferentes a la hora de emitir sus veredictos. Es que la ética es un valor que se cultiva con ejemplos y no todos tienen espejos donde ver reflejado ese valor, por lo menos no parecen tenerlos quienes no encontraron ilegalidad en los actos del intendente Bascou, por ejemplo. Lo dicho, somos distintos...“again”.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

El mismo vaso con diferente mirada


Fuente: matagigantes.net
A esta altura es más que evidente el esfuerzo manifiesto y descarado de la oposición en denostar cada anuncio del Gobierno, sin pensar -ni por un segundo- en el país. Porque ya no se trata de considerar el esfuerzo de gestión del Ejecutivo, se les pide un poco de sentimiento republicano, pensar en el Uruguay como Nación y en los jóvenes que serán quienes disfruten de los beneficios que procura un Gobierno cuando se habla de inversiones que superan ampliamente su mandato. No se trata solo de UPM, se trata del petróleo, la salud, la seguridad, etc.). Tanta mezquindad es inexplicable para quienes dedican extensos editoriales y discursos reclamando mejorar la calidad de vida de los uruguayos pero se niegan a reconocer inversiones o hallazgos de recursos que nos cambiarán la vida a todos. Niegan reconocer esta década y media de crecimiento y siguen hablando de un viento de cola que hace rato, mucho rato, cesó y se puso arrachado y de frente. Sin embargo el país sigue creciendo, el poder adquisitivo de los uruguayos sigue al alza, la inflación se mantiene en los rangos meta y el Uruguay logra reconocimiento internacional en varios rubros que lo ponen en una posición atractiva para más y mejores inversiones. Es el mismo vaso (el Uruguay), pero algunos lo vemos llenarse, y otros lo ven medio vacío y sin futuro...

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Me gustan los estudiantes


A propósito de Viglietti

Hace unos años fuimos a tocar con La Chancha a un evento organizado por estudiantes de la facultad de agronomía y compartimos escenario con Daniel.  Previo a subirnos al escenario, mientras compartíamos una charla de camaradería, los estudiantes nos ofrecieron chorizos al pan para comer. Quiso la mala fortuna que dentro del chorizo que le había tocado a Daniel viniera como si se tratara de un atentado a su dentadura, un trozo de alambre. Al morder, Daniel casi se traga el alambre... lo sacó de su boca y les dijo al grupo que repartía los chorizos: Muchachos... a desalambrar! Una genialidad de su parte. Gracias Daniel por tu música y tu buena onda para nosotros que aprendimos a escuchar entre las tinieblas esas canciones amanecidas. (del muro de Facebook de Yanny Ippoliti)

jueves, 26 de octubre de 2017

Somos distintos

La renuncia de Raúl Sendic elevó la vara a niveles que no están dispuestos a igualar quienes se erigen como jueces y fiscales de todos menos de los propios. Es que, al momento de medir para adentro esa regla cambia y se relativiza al punto de someter a procedimientos jurídicos y/o administrativos la decisión final de llevar o no a la Justicia a quien cometió un delito o una falta fungiendo un cargo con fueros parlamentarios. Eso solo me basta para darme cuenta que somos distintos y que si Sendic cometió errores o hasta algún delito, su renuncia (a todo) lo llevó a un lugar al que no están dispuestos a llegar otros cuyas responsabilidades no están en duda  como el caso del diputado Ezquerra, responsable de haber atropellado a una mujer -fracturándole la cadera- mientras conducía bajo los efectos del alcohol. Es una cuestión de principios, es la ética en la función pública la que rige al momento de hacer frente a este tipo de conductas, y ella no se compra, se aprende y/o enseña con el ejemplo.

lunes, 16 de octubre de 2017

No es casualidad

Tras 40 días prófugo y una cadena de atracos espectaculares, cayó finalmente el delincuente apodado “Pato Feo”. Protagonista de una fuga -con ribetes cinematográficos- aprovechando las bondades de un injustificado traslado médico, se dedicó a realizar robos a bancos y locales de redes de cobranza junto a su banda, con la particularidad de ser el único de la misma que lo hacía a cara descubierta. Una clara señal de buscar prestigio tanto como una desafiante forma de intentar ridiculizar a la Policía que iba tras sus pasos. Y fue precisamente esa desafiada Policía la que, herida en su amor propio, hizo gala de todo el caudal de conocimientos adquiridos en la última década para terminar con las andanzas de este palmípedo que hizo honor a su apodo dando un paso en falso dejando el rastro propio de cualquier pato.

viernes, 6 de octubre de 2017

Mirando con el ojo malo


Los delitos están bajando en el Uruguay, y eso ya no se puede discutir ante la incontrastable prueba de los datos objetivos y los resultados del nuevo modelo de policiamiento uruguayo junto con otras transformaciones (PADO, nuevas tecnologías, mejor equipamiento, mayor capacitación y profesionalización de los efectivos). Sin embargo, la mediatización de algunos casos (que seguirán ocurriendo, irremediablemente), pretende instalar un relato que no se corresponde con las estadísticas. Antes no se hablaba de la “no-denuncia”, se aceptaba la realidad sin cuestionamientos. Una realidad que tampoco se leía en los medios de prensa con la espectacularidad que hoy se le asigna a veces, registrándola con pequeños espacios en sus páginas interiores, casi siempre. Eran tiempos en que los datos se aceptaban sin reparos; en realidad, eran tiempos en que no se llevaba registro de delitos, una práctica impuesta por los gobiernos del FA que empezaron a medir la realidad para conocerla y poder cambiarla. En ese contexto, se conocieron datos de procesados por delitos y penados por faltas, que marcan una baja respecto al año 2016 y, lejos de atribuir coherencia con los datos oficiales de la baja del delito, ese resultado se lo atribuye a la menor eficacia policial. Lo dicho,están mirando con el ojo malo...